111

El drama que viven los verdaderos enfermos de Hemofilia en Córdoba


Jaime Pérez Rada tiene la enfermedad más famosa en el departamento de Córdoba. La que llaman “enfermedad de reyes”, pero él no tiene ni trono ni corona.

“Tener hemofilia ha sido un dolor demasiado fuerte. Vivir con dolor no se lo deseo ni al peor enemigo”, confiesa el joven.

Es el sexto de ocho hermanos. El único con la enfermedad que un grupo de personas escogió para desangrar al departamento. A sus 26 años ya tiene una familia por que responder. Su pequeña hija tiene cinco años.

“Duraba meses hinchado, entre uno y dos meses, inflamado, sin caminar”, revela Jaime.

La hemofilia que padece es la más rara. No es de los falsos hemofílicos. No hay nada más real que su dolor.

“Hago como el animalito, aguantar el dolor y esperar que se pase solo”, añade Pérez.

Las autoridades que adelantan los procesos por el ‘Cartel de la hemofilia‘ aseguran que el fraude alcanza los 50 mil millones de pesos. Jaime Pérez no ha tenido desde hace un mes ni 10 mil pesos para ir a Montería a recibir el tratamiento.

Por un solo paciente el ‘Cartel de la hemofilia‘ cobró hasta 1.000 millones de pesos. Con hielo y baños tibios en casa, Jaime Pérez trata su dolor.

Los investigados por la defraudación de la salud en Córdoba van desde un exfiscal y un exgobernador hasta los exsecretarios de salud de Córdoba y partículares de las Ips, vinculados al escándaloso caso.

Mientras que varios de los señaldos han recibido el beneficio de casa por cárcel, a Jaime Pérez no sólo se le derrumba su salud, también la casa que construyó con sus propias manos. Dice que ya no tiene la fuerza de antes para repararla.

Su tratamiento comenzó cuando su enfermedad estaba muy avanzada y aunque los efectos de cualquier tratamiento ya no serán los mismos, este padre de familia todavía tiene sueños que cumplir, además de volver a levantar el techo que protege a su familia.

“Mi sueño es llegar a ser un doctor”, revela Jaime.

Una ironía que sorprende, más cuando la hemofilia que padece fue la excusa para que personas, que no viven ni la mitad de su dolor, hayan desangrado los dineros de la salud que debían ser destinados a pacientes reales como él.

 

NoticiasRCN.com